Wedding Weekend en la Sierra de Ecuador

06/27/2019

 

 

Este fue un wedding weekend con todas las de ley. Ya les conté un poco de esta súper boda en Instagram, pero es hora de dejarla plasmada en el blog para que puedan volver a leerla una y otra vez.

 

Como les he mencionado, una boda destino tiene una dinámica diferente a una boda de un solo día.  El hecho de que tú y tus invitados se trasladen a tu boda, así sea a tres horas en carro fuera de la ciudad donde viven, implica una logística distinta, así como también un cuidado extra hacia tus invitados. Queremos que todos se sientan bienvenidos y ¡hasta un poquito mimados! Este fue el welcome bag para los invitados de Janneth y Jacob. Una pashmina de colores vivos y un gorro de lana para el frío complementó este bolso. Desde aquí comienza la experiencia de tu boda destino!

 

 

 

 

 

La primera vez que conversé con Jacob y Janneth fue en abril del 2018, después de recibir un mail de  Jacob en el que me comentó que estaba buscando un wedding planner para su boda en Ecuador que sería en marzo o abril de 2019. Cruzamos un par de mails, fijamos una videoconferencia para conversar sobre sus expectativas y nuestra forma de trabajo y dos semanas después empezamos a trabajar. 

 

 

Lo primero fue analizar las alternativas de lugar donde realizar la boda. El lugar debía estar relativamente cerca al aeropuerto de Quito, para así minimizar el tiempo de traslados. Fue así que les propuse mirar hacia Imbabura: la Sierra en su máximo esplendor, con volcanes y lagos maravillosos, con haciendas coloniales y la influencia de culturas propias. Fue así como llegamos a la Hacienda Cusín.  Aparte de ser un lugar hermoso, Cusín tiene también una capacidad de hospedaje suficientemente amplia, lo que permitió a casi todos los invitados hospedarse en la hacienda. 

 

 

 

 

 

 

 

Como les dije antes, la dinámica de una boda destino es completamente distinta ya que adicional a la boda, existen eventos paralelos a la boda en sí. Y es de esto precisamente de lo que les quiero hablar en esta entrada, ya que en la boda de Janneth y Jacob tuvimos varios. Además, es la mejor forma de ejemplificar esta “dinámica” de la que tanto hablo al inicio. En esta primera parte les voy a hablar de todo lo que sucedió durante el wedding weekend y la próxima semana les compartiré los detalles de la boda en sí. ¡Así que estén atent@s!

 

En una boda destino, la mayoría de tus invitados van a llegar con algunos días de anticipación al destino elegido y si, junto a esto, les mencionas que vas a tener algunas actividades planificadas para los días previos a la boda, pues entonces muchos más de tus invitados van a embarcarse en la aventura. Fue así que los invitados de Janneth y Jacob llegaron a Ecuador entre 3 y 4 días antes de la boda, con un tiempo adecuado para que conozcan un poquito más de nuestro país.

 

Para el primer día (jueves) planificamos un paseo en Tren en la ruta Ibarra- Salinas-Ibarra. Salieron temprano en la mañana hacia la estación de Ibarra todos en bus (cortesía de los novios) para empezar el recorrido.  Al llegar a Salinas, después de maravillarse con el paisaje y el camino que recorre el tren, los recibió un grupo de bomba y almorzaron. 

 

 

 

 

 

 

Regresaron a Cusín ya entrada la tarde, para descansar un poco ya que a la noche estaba listo un BBQ de bienvenida en el Jardín del Monasterio, con vaca loca y fuegos artificiales, ¡la mejor forma de iniciar a los festejos!

 

 

 

 

El segundo día (viernes) lo destinamos a la Cascada de Peguche. Este paseo era opcional, por lo que no asistieron todos. Pero de igual forma, quienes se quedaron en la hacienda pudieron disfrutar de caminatas, paseos a caballo y algunos se aventuraron a un paseo en la feria de Otavalo. Es importante tener en cuenta esta flexibilidad en el destino que elijas y en las actividades. Que tus invitados tengan la opción de ir a todos o quedarse a descansar si aburrirse, ¿me explico?

 

 

 

 

 

A la tarde-noche de este segundo día tuvimos el Rehearsal Dinner, o cena de ensayo, en Cabañas del Lago. Es en esta tarde en la que Dios (para quienes creemos) nos regaló un atardecer de película después de una lluvia constante y sonante que duró todo el día en el área de San Pablo del Lago. Los invitados pudieron dar un paseo por el lago para luego volver a la cena, algo que le dio un plus completamente distinto a este evento.  Durante la cena de ensayo hubo discursos muy emocionantes, muy sentidos, de parte de padres y amigos de los novios. Cerraron la noche bailando con la mejor música y sobre todo, el mejor ánimo.

 

 

El día de la boda fue el tercer día (sábado), y el más esperado. Dejamos que los invitados tengan su mañana libre ya que la ceremonia empezaba por la tarde. Pero Jacob, detallista como el que más, nos pidió tener una estación de snacks y bebidas permanentemente habilitada para sus invitados durante toda la mañana y tarde de este día. Fue de verdad, un detallazo!

 

 

 

 

 

Volviendo a la dinámica de este día, quienes van a tener siempre la agenda ocupada son las chicas del Bridal Party o la corte de honor, ya que durante la mañana se realiza su maquillaje y peinado, así como el de la novia. Gabriella Rocha y su equipo fueron las encargadas de dejar a todas las chicas perfectas! Los chicos lo tienen más fácil, pero de todas formas un plan relajado es lo más conveniente. En este caso, Jacob y los chicos almorzaron temprano para luego ir a preparase. Las chicas se juntaron desde las 10h00 para avanzar con los preparativos, acompañadas de mimosas y cervecitas, fruta y snacks, la pasaron de lo más divertidas. Es muy común, e incluso una costumbre, que los novios tengan un pequeño regalo para su bridal party, que es entregado durante este tiempo de preparativos. Los novios eligieron regalar a sus amigos queridos,  sombreros de paja toquilla 100% ecuatorianos. Lindos ¿verdad?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El último día, y antes de que todos vuelvan a casa, es necesario despedirse como se debe. Dependiendo del destino, puedes tener varias alternativas como un brunch, un almuerzo, un cóctel pequeñito o incluso sólo unas bebidas naturales en un lugar específico de la locación. Jacob y Janneth se decidieron por un brunch para despedir a sus invitados. Tuvo lugar en la misma área de la recepción y estuvo habilitado desde temprano en la mañana, ya que varios de sus invitados regresaban ese mismo día a Estados Unidos. En este momento pudieron rememorar lo vivido durante la boda, despedirse de cada uno de sus invitados y agradecerles de corazón el haber viajado para su día.

 

Fue así como terminó este wedding weekend de Janneth y Jacob. Lleno de experiencias, de paisajes inolvidables, de sabores distintos y amigos y familia celebrando esta unión tan bonita. 

 

Créditos de Fotografía: nuestro gran amigo, Enrique Calero

 

 

Please reload

Posts Destacados

5 Consejos para Involucrar a tu Novio en la Planificación de la Boda

1/10
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busca por Categorías