Boda en una cueva en Ecuador



Tal como lo leen. MJ y Esteban unieron sus vidas en una cueva que además, se encuentra en el Ilaló, un volcán inactivo que se está muy pero muy cerquita de Quito.


En la primera conversación que tuvimos, les pregunté si habían pensado ya en un lugar a lo que Esteban me respondió, “si me confirman que está libre, te cuento.” Con la intriga a cuestas, esperé solo un par de días y me dijo "Ya, el lugar está libre - conoces las Cuevas del Ilaló?" En ese instante me tuvo subida a la camioneta, lista para ir a conocer este lugar tan especial que tiene Quito y para trabajar de corazón para que esta boda sea todo lo que ellos imaginaban.


MJ, la novia, es de Países Bajos y llegó a Ecuador después de recorrer algunos países de Latinoamérica. Y es que así son los caminos de la vida. En el lugar menos pensado y sin buscarlo, su vida dio un giro total. Llegó a la Mitad del Mundo para quedarse.



Fue así como nos embarcamos en esta aventura Ecuador-Países Bajos, para celebrar su unión en el corazón de la montaña, rodeados de familia, amigos muy íntimos, la familia de MJ que pudo viajar para la ocasión (lastimosamente no estuvieron todos) y toda la buena energía que estos novios recibieron y reflejaron el día de su boda.







Cuando conversamos sobre cómo querían celebrar su boda, la cosa estuvo clara: tenía que ser una ceremonia muy de ellos, valorando su compromiso, su amor y su gusto por la naturaleza. Y para esto las Cuevas fue el lugar ideal, lo aprovechamos en todos los sentidos posibles. Los invitados llegaron directo al Laberinto, un espacio lleno de energía que te invita a dejar todo lo negativo fuera y entrar a su camino con las mejores intenciones, en este caso, para MJ y Esteban.


Se dice que este tipo de laberinto, unicursal, está diseñado para calmar y aquietar la mente con el fin de escuchar el murmullo del alma.





Pasamos luego a la cueva donde realizamos su ceremonia simbólica. Acompañados de música andina y a la luz de las velas, fue un momento totalmente mágico.








Para finalizar, subimos al Anfiteatro donde realizamos su ceremonia civil. Con una vista espectacular al valle y el sol como testigo, sellaron su unión.





Luego pasamos al cocktail hour y al Refugio donde servimos un almuerzo gourmet pero al mejor estilo ecuatoriano. Especialmente preparado por el chef Gerardo Barba, quién consintió a los novios en todas sus peticiones, incluyendo sabores locales en todos los platos. Fue así como tuvimos un ceviche vegetariano de primer curso (MJ y su familia son vegetarianos J); hornado con su agrio como segundo curso; langostino al ajillo sobre quinoto de albahaca y espárragos como tercer curso y cerramos con los más deliciosos helados de paila servidos en estación. Todo esto con una decoración súper natural en la que primó el verde con distintos tipos de eucalipto, velas y materiales como la madera en mesas y sillas.












Con el corazón contento, arrancamos la fiesta con tremendo aguacero. Ya saben lo que se dice de la lluvia en los días de boda: la lluvia simboliza abundancia, bendiciones, fertilidad, prosperidad…. Nada mejor para esta pareja tan querida! MJ y su papá abrieron pista con “Only fools rush in” para luego tener el primer baile como esposos con “Is this love” the Whitesnake. Antes de que se enfiesten mucho, hicimos solo una pausa para una sorpresa de los papás de MJ para ellos. Como no todos sus invitados pudieron viajar a Ecuador para la boda, armaron un video con saludos y buenos deseos, que fue la cereza del pastel.











Fue así como terminamos este día tan bonito! Hubo retos, ya que como recordarán, tuvimos un rebrote de covid a inicios de año que impidió la asistencia de varios de sus invitados, que nos puso a correr y nos obligó a activar nuestro Plan B cambiando el horario de la boda. Pero sin duda, fue un día en el que primaron las risas, las sonrisas, la buena onda y una energía particular al celebrar esta boda en plena montaña.

MJ y Morocho, les deseamos toda la felicidad del mundo! Y gracias otra vez por permitirnos ser parte de este día.








No puede faltar mi agradecimiento a todos los proveedores con quienes hicimos equipo!


Fotografía: Santie Troppoli (gracias por permitirme compartir tu trabajo)

Venue: Cuevas del Ilaló

Deco, ramo y tocado: The Lounge Design

Catering & Barra: Gerardo Barba

Ceremonia Simbólica: Karina Dávalos

Hair & Makeup: Gabriela Pérez

DJ: Six Studios

Música Andina: Grupo Cochamarka

Libro de Firmas: Párame la mano

Transporte: Patricio Alvarado

Dulces: Cacao Yankan



86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo